¿Aún no sabes que es la Terapia Ocupacional?

Terapia Ocupacional

Nuestro principal objetivo es que el niño alcance su máximo nivel de participación en su ocupación principal, que es el juego. Además de abordar cualquier limitación que impida su desempeño en las actividades de la vida diaria, entre otras:

  • No es capaz de abrochar cremalleras, abotonar prendas, reconocer donde está cada parte de su cuerpo para ponerse una camiseta, quitarse o ponerse calzado, seguir una secuencia en una tarea diaria como el lavado de dientes o la ducha.
  • No es capaz de crear juego ni de relacionarse adecuadamente con otros niños.
  • Tiene dificultad para pintar, escribir (letras en espejo, dirección del trazo...), actividades que impliquen el uso de ambas manos (recortar y pegar), 
  • Tiene dificultad para adquirir y mantener posturas como estar sentado en una silla.

 Adaptamos el ambiente  (domicilio, colegio, etc.) creando un entorno adecuado a sus capacidades.

Como Terapeutas Ocupacionales, trabajamos con diferentes abordajes:

Integración Sensorial

Terapia de Integración Sensorial

Proceso neurológico que integra y organiza todas las sensaciones que experimentamos de nuestro propio cuerpo así como del exterior: gusto, vista, oído, tacto, olfato, propiocepción, vestibuar, (movimiento, gravedad y posición en el espacio) y que recibimos de forma continuada. A su vez, relaciona este proceso con la capacidad del ser humano para llevar a cabo acciones motoras de manera eficaz en diferentes entornos. El buen funcionamiento de nuestro cerebro, al procesar esta gran cantidad de información, nos permite producir continuamente respuestas adaptadas a nuestro entorno y a las cosas que en él tienen lugar, lo que constituye la base del aprendizaje académico y del comportamiento social.

Cuando este proceso es inadecuado puede que se produzca:

    - Hipersensibilidad al tacto, movimiento, luces o sonidos.Esta hipersensibilidad puede ser manifestada en comportamientos tales como irritabilidad o retirada cuando se le toca, evitar ciertas texturas de ropas o de comidas, distracción o reacciones de miedo al movimiento en actividades ordinarias, como las actividades típicas de los juegos de recreo.

- Hipo reactividad a la estimulación sensorial.En contraste con los niños hipersensibles, un niño hipo reactivo puede buscar experiencias sensoriales intensas, por ejemplo dar vueltas sobre sí mismo o chocar adrede con los objetos. Algunos niños fluctúan entre los dos extremos hiper o hipo reactivos.

- Nivel de actividad inusualmente alto o bajo.El niño pude estar en movimiento constantemente o, puede ser lento en activarse y fatigarse fácilmente. De nuevo, algunos niños pueden fluctuar de un extremo a otro.

- Problemas de coordinación.Los problemas de coordinación se pueden ver en actividades motoras gruesas o finas. Algunos niños pueden tener un equilibrio pobre, mientras que otros tienen gran dificultad en aprender a realizar nuevas tareas que requieren coordinación motora.

- Retraso en el habla, lenguaje, habilidades motoras o rendimientos académicos. Estos signos pueden ser evidentes, ya en preescolar como signos de una integración sensorial deficitaria. En la edad escolar, puede haber problemas en algunas áreas académicas a pesar de una inteligencia dentro de la normalidad.

- Pobre organización del comportamiento. Los niños pueden ser impulsivos o de fácil distracción y mostrar falta de planeamiento al abordar las tareas. Algunos niños tienen dificultad al ajustarse a una nueva situación. Otros pueden reaccionar con frustración, agresividad, huída o rechazo cuando son conscientes del fracaso.

- Pobre autoestima. A veces, un niño que experimenta los problemas que acabamos de mencionar no se siente bastante bien. Un niño listo con estos problemas puede saber que algunas tareas con más difíciles para él que para otros niños, pero puede no saber por qué esto es así. Este niño puede parecer perezoso, aburrido o desmotivado. Algunos niños pronto encuentran maneras de evitar esas tareas que son duras y embarazosas. Cuando esto ocurre se suele considerar al niño como problemático o testarudo. Cuando un problema es difícil o incomprensible, padres e hijos pueden sentirse, ambos, culpables. La tensión familiar, el pobre concepto de sí mismo y, en general, el sentimiento de desesperanza prevalecen.

Normalmente, un niño con desorden del procesamiento sensorial presentará más de uno de estos signos. Es necesario realizar una valoración para así dar respuesta lo antes posible a sus necesidades sensoriales.

Estimulación temprana

Nos dirigimos a la población infantil (de 0 a 6 años), a la familia y al entorno, para dar respuesta, lo antes posible, a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

La actuación durante estos primeros años de vida es clave para que el niño llegue al máximo de sus potenciales.

Se aborda de forma integral todas las áreas del desarrollo: Perceptivo-cognitivo, sensorial-motor, comunicación-lenguaje, socio-emocional

¿A QUIÉN VA DIRIGIDA?

  • Bebés prematuros.

  • Retraso psicomotor. Dificultades en alcanzar los hitos del desarrollo motor correspondientes a su edad, cambios posturales y desplazamientos.

  • Trastorno de la coordinación motora.

  • Síndrome hipotónico del lactante. Tono muscular bajo.

  • Alimentación: Niños que rechazan alimentos o son selectivos con lo que comen, dificultades en la transición de alimento líquido a sólido.

  • Dificultades en la postura y el movimiento. Trastorno sensorio-motor.

  • Parálisis cerebral infantil.

  • Escaso interés por el entorno, insuficientes habilidades de juego.

  • Dificultades perceptivo-manipulativos.


Neurodesarrollo/ Concepto Bobath


Conseguir la máxima autonomía incluyendo cambios posturales, desplazamientos como arrastre, gateo y deambulación del niño, realizando valoración del tono muscular, patrones de movimiento, reacciones de enderezamiento y equilibrio y reacciones de protección para ofrecer un tratamiento global e individualizado y actuando a través de técnicas de estimulación táctil y propioceptivas y facilitación neuromuscular.

Psicomotricidad

A través de una visión global del niño abordamos aspectos cognitivos, emocionales y sensoriomotrices, ofreciéndoles la oportunidad de ser ellos mismos, para expresarse correctamente con el mundo.

Terapia bimanual 

El objetivo fundamental va a ser mejorar la coordinación y orientación de la mano afectada en conjunto con la mano sana en la ejecución de una tarea de carácter bimanual.

En el desarrollo de la coordinación bimanual, un niño primero comenzará a usar las dos manos juntas simétricamente, como golpearse con las ollas y sartenes. Luego mantendrán una mano inmóvil mientras la otra se mueve. Se puede ver esto en un niño que acaba de aprender a aplaudir. Finalmente, un niño aprenderá a coordinar usando sus manos para trabajar juntas mientras ambas hacen diferentes tareas. Esto se ve al usarlas tijeras; una mano mueve el papel mientras que el otro abre y cierra las tijeras." Cooley".

Realización de material adaptado y órtesis

Con el objetivo de mejorar la función, corregir posturas e incrementar autonomía, realizamos adaptaciones y diseño y elaboración de órtesis de miembro superior.

Las órtesis son un dispositivo externo que se aplica al cuerpo para modificar aspectos estructurales y funcionales del sistema neuromusculoesquelético. 

Terapia de mano

Evaluación y tratamiento específico de las habilidades del miembro superior, con el objetivo de mejorar capacidades manipulativas y abordar el desarrollo de los pre-requisitos de la escritura como la fuerza y destreza, disociación de dedos, estabilidad proximal y coordinación oculo-manual.